Menú Close

¿Para ser un buen emprendedor se requiere de un MBA?

En realidad nunca existirá un pretexto para continuar estudiando y aprendiendo para incrementar el conocimiento en los negocios. Pero quizás nos encontramos preguntándonos, si somos emprendedores, ello ¿será necesario?

Cuando recién hemos culminado nuestros estudios de bachillerato, nos hacemos la ilusión de hacer y concluir una carrera universitaria, para estudiar una maestría en cualquier universidad de gran prestigio en otro continente, lo que puede garantizarnos un futuro próspero y seguro. Tal pensamiento es apenas lógico, pues al terminar la universidad y entrar al primer trabajo se siente que no se sabe absolutamente nada. Y ello posiblemente se debe a que le hemos dedicado 5 años de nuestra vida al estudio de conceptos teóricos, cálculos integrales e historia antigua, que por supuesto, en el mundo “real”, no nos sirve de nada.

En medio de esta realidad, seguramente muchos hemos llegado a pensar: ¿una maestría arreglará el problema?.

En todo caso, tenemos la tendencia de aplicar en cantidad de universidades donde el costo es altísimo, sin obviar los gastos que se generan por la manutención y estancia. Aunque estamos más que seguros de que solo se aprenderán conceptos teóricos que posiblemente se aplican en países que se encuentran en vías de desarrollo o quizás que tienen economías emergentes y sus problemáticas económicas, sociales y de mercado son diferentes a las de los países desarrollados.

Quizás la situación recae en el sistema educativo que se implementa, ya que no estamos formados para ser emprendedores, no contamos con conocimientos académicos sobre problemáticas que son vividas a diario dentro de cualquier empresa. Quien se gradúa de una carrera universitaria solo sabe de teorías sobre temas como la contabilidad, finanzas, administración, impuestos y temas fiscales, marketing y publicidad, ventas, liderazgo y manejo de equipos, leyes, reglamentos y normatividades, contratos, por mencionar solo algunos. Pero no llegan a conocer sobre proveedores y mucho menos sobre el mercado y sus consumidores.

En todo caso, y teniendo en consideración que en la mayoría de los países el modelo educativo se encuentra más que obsoleto, también nos consume demasiado tiempo y para quien es emprendedor, este es uno de sus más valiosos recursos. Un emprendedor siempre se encuentra desarrollando nuevas ideas de negocios, conectando con gente nueva, administrando diversos negocios en simultáneo, emprendiendo nuevos retos, y todo ello mientras tratan de equilibrar su vida personal y familiar.

Es por ello que, para un emprendedor lo verdaderamente importante en cuanto a conocimiento, más que un MBA, requieren de talleres específicos a fin de desarrollar habilidades o en un tema en particular para poder aplicarlo de inmediato en las empresas. Cursos que sean cortos y bastantes concisos en donde los temas giran entorno al liderazgo, administración, marketing, productividad y eficiencia, sin marcos teóricos amplios y sin tanto problema, y no ese modelo de fábrica diseñado tras la revolución industrial y ue ya cuenta con más de un siglo.