Menú Close

Es importante tener formación para ser un emprendedor

Podría surgirnos diversas inquietudes, como por ejemplo, que si un emprendedor nace o se hace. Cuando estamos decididos a montar nuestro propio negocio, este podría destacar por nuestras cualidades innatas como el compromiso, la iniciativa, la superación o el esfuerzo, ya que estos nos permiten ir sacando al paso nuestros proyectos. Pero además, podemos encontrarnos con casos donde, debido a diferentes circunstancias, se decide emprender aunque esta no fue en primer momento lo que se planeó.

Cualquiera se la situación, siempre va a jugar un papel relevante la formación en compañía de otros factores como lo puede ser la experiencia laboral. Y ello se debe primordialmente a que nos funciona como una base con la que se puede actuar ante determinadas circunstancias, pero además nos permite conocer cómo es el entorno donde desarrollaremos nuestras ideas. En resumidas cuentas, contar con una formación nos permite crecer profesionalmente y además podemos aplicar nuestras nuevas competencias en la empresa.

Opciones con las que cuenta un emprendedor

Primeros pasos: Universidad y experiencia laboral: estamos conscientes de que no existe alguna carrera universitaria que sea específica para emprendedores, pero gran cantidad de jóvenes que tienen presente desarrollar sus propias compañías tienden a estudiar carreras como Administración y Dirección de Empresas o Empresariales para alcanzar una formación, siendo la universidad la que le ofrece el primer contacto con dicho sector.

En consecuencia, podemos notar que no sólo hay emprendedores que están titulados, sino que se hace cada vez más común que nos encontremos con profesionales que han decidido convertirse en sus propios jefes, y aunque no cuentan con estudios superiores, tienen gran experiencia laboral dentro del sector en el que van a emprender.

Programas superiores específicos: masters y postgrados para emprendedores. Del mismo modo que quienes se han licenciado recientemente, como los trabajadores que cuentan con experiencia, tienden a coincidir en la necesidad de que se debe recibir una visión más aproximada a la realidad de los emprendedores, y que se debe enfocar más allá de la teoría. En tal sentido, se debe ir en busca de un máster para emprendedores, un postgrado o programas de desarrollo que nos permitirá adquirir ciertos conocimientos que nos resulten bastante prácticos

Máster para emprendedores: quizás una de las ventajas principales es poder estar en contacto con otros que se han decidido emprender, de quienes se puede aprender a partir de su experticia. Dichos programas han venido destacando por su componente práctico, con casos reales a los que cada día debemos enfrentarnos. Así mismo, ofrecen lo último en cuanto a nuevos modelos de negocios y técnicas lo que podría resultar enriquecedor para nuestra empresa.

Si no tenemos idea de cómo enfocar nuestro negocio o desconocemos las estrategias que se pueden llevar a cabo para que la misma crezca, entonces con un máster podemos encontrar respuestas a todas esas interrogantes que nos surgen a diario. Del mismo modo, nos servirá para reconocer las distintas maneras de acceso al capital, ya que esta es una de las barreras que se le presentan a todo emprendedor.