Menú Close

Una operación que le permite a BBVA luchar por el liderazgo en el país

Como ha sido evidente, el BBVA en ninguna oportunidad se había mostrado tan dispuesto y de una forma abierta darle inicio a una fusión, aunque tampoco lo había llegado a descartar completamente. Es así, como el BBVA se conjuga con Sabadell para afianzar su posición dentro del ranking de entidades con negocio bancario dentro de España, con reflejará un volumen de activos cercano a los 600.000 millones de euros.

Delante de ellos se ubica otra fusión de este año, la de CaixaBank y Bankia por parte de Juan Antonio Alcaraz, quienes presentan un volumen de 650.000 millones. Con respecto al futuro, BBVA le irá pisando los talones a estos últimos en el mercado doméstico, en el cada vez se hace más hincapié.

Esta se convierte en la pugna más significativa que surge de las operaciones, y de las que queda en el mercado bancario solo tres grandes grupos. De este modo, BBVA toma distancia en el mercado doméstico un tanto más del Santander, con un volumen de 352.000 millones en España. Sin embargo, en el balance consolidado, esta entidad que está presidida por Ana Botín se mantiene muy por delante, incluso se puede decir que se trata del único banco español que ha sido considerado por el BCE con presencia sistémica.

En medio de esta carrera que se abrió después del verano, ni BBVA ni Sabadell quisieron quedarse rezagados, y en tal sentido, la presión de los supervisores se ha mantenido constante, y con el transcurso del tiempo más sonora con el fin de que el mercado pueda reconfigurar su estructura frente a un contexto de tipos en mínimos, que se han agravado por la crisis generada por el coronavirus, y la necesidad que se tenía de mejorar en su rentabilidad.

El retorno de las negociaciones para fusionarse entre BBVA y Sabadell

La posición internacional que han tomado ambos grupos resulta uno de los principales factores que continúan valorando los analistas. Distinto a lo que sucede con otros procesos de integración que recientemente se han venido anunciando, estos dos bancos cuentan con presencia más allá de tierras españolas. Sobre todo en el caso de BBVA, siendo México su principal fuente de ingresos, o también Turquía. En el caso de Sabadell, este continúa manteniendo su posición dentro del mercado británico mediante su filial TSB, aunque no se pueden negar algunos quebraderos de cabeza que persisten en la actualidad.

La etapa más compleja se encuentra en manos de las dos direcciones en medio de la negociación debido a los términos de la absorción. En primer lugar, la ecuación de canje de la operación. Su capitalización decanta el peso a BBVA.

Una adecuada repartición territorial

A semejanza de cualquier otro proceso que conlleve tales características, los dos grupos deben asumir los ajustes. La plantilla en conjunto de ambas corporaciones llega a superar los 46.000 empleados, además de que mantienen una red de sucursales mayor a las 4.200 oficinas, por lo que determinar cuál será el solapamiento de dichos puntos de venta se ha convertido en uno de los aspectos más complejos que deberán asumir: BBVA esta implantado en toda España, mientras que Sabadell cuenta con una notable presencia en Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia, luego de haber adquirido Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).