Menú Close

El mercado de las joyas siempre se encuentra abierto, y nadie mejor que TOUS lo sabe

Darle impulso a los emprendimientos es una de las características más resaltantes de la marca TOUS de Rosa Tous, vicepresidenta de Tous, cosa que les permite mantenerse en contacto directo, tanto con su público, como con el entorno local en donde están ubicadas sus tiendas.

Conocido como un icono de la moda mundial, el oso de Tous se ha ocupado de buscar en los rincones del mundo a esas personas que se ocupan de resaltar debido a sus iniciativas, pero que además funcionan como puente para lanzar sus colecciones, del mismo modo en que lo han hecho países como Colombia y México.

Rosa Tous quien es la vocera de la marca, señaló que eligieron a Andrea Serna en Colombia, lo que se tradujo como todo un éxito gracias a que trabajar con la artista es un honor, pero además se traduce en un ganar seguro. Andrea siempre ha mantenido muy claro su deseo de realizar una colección cuyo objetivo primordial estuviese inspirado en Colombia y que fuera para Colombia, sin llegar a perder de la esencia de Tous. Para lograrlo, se dedicó a crear una colección y la consiguió trabajando directamente con una de las hermanas Tous, Marta de quien se sabe es la directora creativa.

Esta es una colección que se pudo adquirir en seis de las tiendas, pero además se podía encontrar también en la página web aunque solo fue para Colombia.

Haber seleccionado a Andrea no fue algo fortuito, ya que para entonces la diseñadora ya llevaba cinco años trabajando con la marca de Tous oro, de manera que se trató de una decisión que resultó bastante acertada. Pero inicialmente, y con la idea de poder decidir qué tipo de persona era la que podía acercarse a la marca, TOUS debió buscar de alguna manera y en un intento de combinar el hecho de que existiese gran afinidad de los valores de la persona con los de la marca, que al artista seleccionado le gustasen los productos de la marca y a Andrea le gustan los productos Tous, por lo que es usuaria de los mismos. 

Todo se vio fusionado en una relación de verdad, en una relación que salía del corazón y en el caso de Andrea, todos esos detalles saltaban a la vista reafirmando que ciertamente deseaba trabajar en compañía de la marca. 

Cabe destacar que, la historia de la empresa se encuentra basada en un verdadero emprendimiento, pues en sus inicios tan solo se trataba de un taller de joyería que pertenecía a los abuelos de Salvador Tous, y que se ubicaba en una provincia española, este ha llegado a l crecer gracias al esfuerzo de sus padres hasta llegar a su primera tienda en Barcelona, acción que se convirtió en un hito definitivo; y que en nuestros días ha seguido su curso a manos de las cuatro hermanas que son hijas del matrimonio Tous-Oriol y que desde hace unas tres décadas se encuentran perfilando la forma de involucrar a la cuarta generación dentro de la compañía.

Sin embargo, no todo han sido mieles, ya que no ha sido sencilla la expansión internacional hacia diferentes geografías, así lo señala la vocera de Tous quien además reveló distintos elementos que componen su estrategia de distribución explicando el tema de comercio electrónico, el esfuerzo especial que están haciendo en el estudio de sus compradores, y en simultáneo, aprovechando al máximo las posibilidades de las redes sociales, todo sustentado en una fuerte cultura de servicio al cliente, que inicia con el servicio de postventa.

La joyería es un arte milenario que Tous ha tomado para sí  

En la historia de la humanidad, las joyas han desempeñado un rol relevante cuando se trata de la decoración de nuestro cuerpo, sin que sean consideradas las razones estéticas. De este modo, coronas, pendientes, anillos, diademas, entre otras piezas que pertenecen a la joyería antigua todavía son conservadas en museos como si se tratara de verdaderas obras de arte. 

Considerando las palabras de Rosa Tous quien es la vicepresidenta corporativa de la marca TOUS: “Las joyas forman parte de la vida de uno, porque las joyas son regalos y los regalos son para celebrar y conmemorar”. Y es que en gran medida, la labor de un joyero recae en la creación de una ilusión. 

El peligro de la extinción se acerca al joyero 

Un joyero debe contar con gran imaginación, una elevada precisión, y un alto grado de calidad cargada de mucha creatividad. El trabajo de un maestro joyero consiste en supervisar y dirigir cada una de las etapas que se presentan durante la elaboración de una joya. Esta es una actividad que requiere de minuciosidad para poder alcanzar la perfección en la práctica, hay que conocer los procesos, ser paciente, pero sin dejar de ser innovador. Es una profesión en la que existe un gran componente artesanal pues cada una de las joyas deben ser creadas por las manos de un artesano. 

El arte en una pequeña expresión 

Un joyero se ocupa de fabricar, reparar piezas o comercializarlas. Para dedicarse a dicho oficio hay que ser diestro con los metales como el oro y la plata, y en las piedras preciosas como los diamantes o las perlas. Pero también tiene que saber innovar en función de las tendencias y gustos que son propios del diseño de cada pieza.

Al estudiar joyería es de suma importancia ser constante, tener ganas de aprender, pero también de ir más allá y mejorar, de investigar, para transmitir mucho amor. Rosa nos explica que cuando uno es joyero: “Estamos haciendo pequeñas esculturas, son pequeñas obras de arte. Hay una parte de cariño, amor y mucho de uno mismo en cada pieza”.

Un maestro joyero está obligado a intervenir durante todo el proceso de producción, ya que es su pequeño emprendimiento y aunque se utilizan diversos procesos industrializados, cada pieza puede llegar a pasar por un promedio de seis diferentes artesanos. Esta es una profesión donde es importante contar con una visión espacial de la pieza que se desea obtener, sin dejar a un lado el hecho de rectificar y aprender en el transcurso del proceso de elaboración.